Humor | Fenix Prosa | La Etnia Warao | Poesía ,Cuento, Narrativa ;Monólogos I | Páramo de la Culata | Cunaguaro | Escritor Celebre del Mes | Poesía ,Cuentos, Narrativa ,Monólogos II | Etnobotánica | Pensamientos y Citas Celebres
 
Etnobotánica
 
 
Importancia de la palma del Moriche en Nuestras Etnias (Introducción)
Imagen
La palma moriche (Mauritia flexuosa L.f) en la etnobotánica suramericana, particularmente en las cuencas del Orinoco y Amazonas, ha sido relevante para los pueblos indígenas de Venezuela y del resto de los países que conforman la Cuenca Amazónica. Muchas de sus aplicaciones son mencionadas por los antiguos cronistas y etnobotánicos actuales (Humboldt 1826, Jahn 1908, Vila 1981, Delascio 1985, González 1987, Braun y Delascio 1987, Braun 1997, Ponce et al. 1999).
Mauritia flexuosa también es fuente de recursos para la fauna y ganadería local, ya que sus frutos y hojas son ingeridos durante sus actividades de alimentación (Ponce et al. 1996; Ponce et al. 1999). Igualmente, ofrece refugio a muchos animales, los cuales utilizan la corona de hojas y el tronco para establecer sus dormideros y/o sitios de nidificación. Además, las comunidades de morichal juegan un papel importante como protectoras de cauces de agua permanente, de gran relevancia en aquellas regiones donde debido a una marcada estacionalidad climática, la sequía durante un cierto período del año es crítica para el hombre y la fauna. Todo lo antes expuesto, aunado a su valor escénico y su enorme potencial económico hasta ahora subutilizado, ha generado una especial atención en esta palma muy susceptible de ser afectada por contaminantes solubles en agua, provenientes de las actividades petroleras y agroindustriales, así como por los efectos de la tala y la quema indiscriminada, sin respetar y conocer sus mecanismos de regeneración natural (González 1987, Bevilacqua y González 1994, Ponce et al. 1999).
Imagen
A continuación se describen los distintos usos dados por las etnias y criollos a la palma Mauritia flexuosa en Venezuela.


Warao
Hoy día pese a que los Warao tienen un sistema económico tradicional basado en la caza, pesca y recolección (Huber y Zent 1995), mantienen grandes plantaciones de ocumo (Colocasia esculenta), yuca (Manihot esculenta y M. utilissima), cambur (Musa paradisiaca subsp. sapientum), plátano (Musa paradisiaca), caña de azúcar (Saccharum officinarum), maíz (Zea mays) y arroz (Oryza sativa). Sin embargo, el moriche es una de las especies de su hábitat natural que más recursos les ofrece. A pesar de la amplia distribución de esta palma en el trópico, únicamente los Warao han aprendido a explotar eficientemente el moriche, lo cual probablemente ocurrió después de su llegada al Delta.

En el Delta del Orinoco, gran parte de su subsistencia gira en torno a esta palma catalogada como Ojiru o árbol de la vida por los Warao preagricultores. Según Wilbert (1969), no sólo hacen uso de más de diez partes diferentes del moriche, desarrollando un tipo de arboricultura muy eficiente, sino que además de la médula extraída del tronco una vez de lavarla y diluirla, obtienen una harina fina que denominan yuruma y es considerada como el único alimento propio del hombre y, más aún, digno de ser ofrecido a Dios en sacrificio. Servida con pescado, la fécula del moriche recibe el nombre de naborowitu, es decir, la verdadera comida, que puede ser conseguida gran parte del año y ha suplido a los Warao una dieta abundante y bien balanceada durante siglos. Jahn (1908) sostiene que la yuruma solo es extraída del tallo de la palma antes de la floración, que es cuando la fécula está disponible. Con este almidón elaboran la harina con la que hacen una especie de bollos delgados y redondos. Lamentablemente nuestras experiencias en el Delta nos revelaron que hoy día, muchas comunidades Warao (Cocuina, Mariusa y Macareo) han sustituido de su dieta este alimento por harina de trigo, que consumen cruda mezclada con azúcar y que obtienen en los mercados de Tucupita y La Horqueta. Del tronco también extraen un líquido fermentado con el cual elaboran vino (Jahn 1908). Según Braun (1997), los Warao derriban los troncos viejos de los moriches muertos, y en ellos, excavan agujeros que cubren con hojas. Lentamente estas cavidades se llenan de un líquido que fermenta, y de esta forma, elaboran el vino de moriche llamado en su lengua nojobo. Debemos destacar que debido a los efectos de transculturización, la etnia Warao ha sustituido en niveles alarmantes ésta por bebidas alcohólicas. Luego, a los dos meses de haber talado la palma, también recogen las larvas del coleóptero Rynchophorus palmarum.L. que consumen crudas o asadas y son consideradas un excelente manjar que en su idioma denominan yomo. Del tallo obtienen un líquido azucarado que utilizan medicinalmente para contrarrestar la diarrea y para recuperar las energías durante las faenas diarias. Por último, la parte externa de los troncos del moriche es utilizada para elaborar tablas que emplean en la construcción de entarimados y paredes de sus viviendas palafíticas. Así mismo, elaboran el Naja Yasi, sombrero ritual que utilizan en sus bailes ceremoniales (Braun 1997, Braun y Delascio 1987).
imagen
De las hojas jóvenes aun no expandidas se obtiene la fibra para el tejido; éstas se cortan de la corona de la palma y se les extrae la epidermis o cutícula, se sacuden y extienden cuidadosamente en el suelo, se dejan secar y después de un tiempo, se tuercen hasta obtener un grueso cordón. Con este material o fibra, se confeccionan hamacas, cestas, porta bebés y cuerdas Casi todas las hojas de las palmas son adecuadas para construir cobertizos y viviendas. En general para techar en nuestro país, se utiliza mayoritariamente el moriche (Mauritia flexuosa), además del chiquichique (Leopoldinia piassaba) y la palma carata (Sabal mauritiiformis). Un techo construido con hojas de moriche puede tener una duración de seis a ocho años (Braun 1997). Los Hejidos o casas menstruales, donde son colocadas las niñas Warao, son especialmente techados con hojas de moriche. Informaciones obtenidas en el Bajo Delta por parte del comisario o arukari (el del rolo o tolete) de una comunidad Warao en Cocuina, señala que el moriche es símbolo de fecundidad, por esta razón las niñas en edad casamentera son recluidas en este tipo de vivienda. Así mismo, los cogollos tiernos de las hojas son ingeridos como sustitutos de las verduras. También el meristemo apical es consumido, pero cabe destacar que los Warao no cortan el moriche para obtener solo este recurso, sino que lo aprovechan como un subproducto. Cuando la actividad de tala se realiza es con la finalidad de utilizar todas las partes útiles que la palma les ofrece. Con los pecíolos de las hojas elaboran sus flechas o ebutu para pescar; las flechas de caza son manufacturadas con caña brava, pero la punta metálica es unida a la caña con fibra de moriche (Braun 1997).
imagen
Los frutos de la palma moriche (M. flexuosa) son comidos directamente o procesados; cuando están maduros, los Warao elaboran la pasta (pulpa sin semilla) y después de amasarla y fermentarla preparan una bebida de sabor amargo llamada carato. Así mismo, la pulpa es envuelta en hojas de platanillo (Ischnosiphon. sp.), que a su vez, es colocada en listones de madera elaborados con Iriartella sp., pero cuyos extremos son amarrados, dándole a la pasta una forma fusiforme que se conoce como queso de moriche. Esto permite que se conserve por largo tiempo hasta que adquiere un sabor ácido, y posteriormente, puede mezclarse con agua, se cuela y se le agrega azúcar o en su defecto papelón para obtener una bebida refrescante, que según los Warao es un excelente digestivo y laxante (Jahn 1908, Braun 1997). Las raíces son empleadas para elaborar pulseras y aretetes, además obtienen de estas medicina (Hoyos 1992). Así mismo, Wilbert (1996) señala que las hojas y médula de las plantas jóvenes, son empleadas en la fitoterapia Warao para curar muchas enfermedades.

imagen
Autor:María Elena Ponce.(Biologa)
Mauritiaponce@hotmail.com
Fotos:
1)Chinchorro de moriche.
2) Indigena tejiendo la palma
3)Cesta elaborada con la palma de moriche
4)Indigena vendiendo el producto del fruto del moriche
5)Queso de moriche
Esperen la continuación de este reportaje en el proximo número Agosto-Septiembre 2002